Diferencia entre Latifundio y Minifundio 

La actividad agrícola, desde siempre ha sido fundamental en las diversas comunidades alrededor del mundo, por lo que el hombre ha buscado las herramientas necesarias y la mano de obra que le ayude a trabajar el terreno que se tiene bajo su propiedad para obtener un beneficio familiar, local y que hasta puede servir como sustento económico.

Con el paso del tiempo, las técnicas de cultivo se han modernizado hasta tener una producción masiva que llegue a muchas regiones; pero en Europa desde los tiempos del Imperio Romano, ya se manejaban lo que más adelante fueron conocidos como latifundios y minifundios, que aunque son términos que se relacionan y tienen términos parecidos, no son lo mismo.

¿Qué es un Latifundio?

El latifundio es conocido como la explotación de un amplio terreno con fines agrarios, pero sin sacar el máximo provecho de la propiedad, lo que ocurre al no contar con suficiente capital para invertir, tampoco con mano de obra especializada, ni con equipos que permitan obtener gran cantidad de producción, que pudiesen generar beneficios que vayan más allá del consumo básico de las personas que trabajan y la localidad aledaña.

El concepto de latifundio es bastante antiguo y remonta a tiempos de la conquista del Imperio Romano, las invasiones germánicas, en el continente europeo; mientras que en el continente americano, surgió a partir de la época de la colonización y se mantuvo hasta tiempos post independentistas.

Un latifundio en Europa podía tener varios cientos de hectáreas, mientras que en América Latina un terreno era catalogado como latifundio, solo si contaba con más de 10.000 hectáreas de extensión.

Sea en Europa o en América, las tierras que formaban parte de un latifundio eran muy fértiles, pero al no contar con mano de obra especializada ni recursos necesarios, no se obtenía de ellos gran producción como generar un impacto en la economía ni estabilidad social a quienes estaban involucrados en ello.

En Latinoamérica, la persona encargada del latifundio se le conocía como terrateniente y era quien se encargaba de administrar los bienes del terreno y la producción. No fue sino hasta inicios del siglo XX, que los gobiernos implementaron reformas agrarias, para impedir que unos pocos se beneficiaran de tierras fértiles, repartiendo a los campesinos trabajadores pequeños terrenos para implementar un modelo que ampliaría la producción beneficiando a gran parte de la población.

¿Qué es un Minifundio?

Básicamente, el minifundio es igual al latifundio pero en extensión reducida del terreno, y es que trata de tierras fértiles, pero que se encuentran en espacios tan reducidos, que los beneficios de la producción solo alcanzan para cubrir las necesidades de la familia que las cultiva.

Para un minifundio resulta imposible de generar un impacto en la economía local, ni siquiera en la de los productores, ya que los productos que se obtienen del trabajo de la tierra cubren únicamente las necesidades de quienes lo trabajan. En Europa, un terreno es considerado minifundio cuando su tamaño es de diez hectáreas, mientras que en América la medida es de treinta hectáreas.

Por lo general, en los minifundios trabajan las personas del grupo familiar, para no tener que cancelar mano de obra a alguien fuera de los que allí habitan. Algunos de los productos que se solía cultivar en este tipo de sistema agrario eran los tomates, papas, cebollas, lechugas, entre otros; ya que son productos que no requieren de mucho espacio para poder producirse.

La mayoría de los minifundios surgieron por conceptos de herencia de parte de los latifundistas, quienes dividían el terreno entre sus progenitores, y con ello los grandes latifundios se redujeron en minifundios.

Pero al no ser suficientemente rentables para garantizar la estabilidad económica de una familia, es que se dieron los procesos de migración hacia las ciudades en busca de mejoras de la calidad de vida.

 Diferencia entre Latifundio y Minifundio

  • El latifundio refiere a una gran extensión de terreno que es utilizada con fines agrario, mientras que el minifundio, aunque tiene el mismo propósito, es una porción reducida del terreno.
  • El minifundio sólo alcanza para el sustento de la familia que labora en el cultivo; por su parte el latifundio, aunque es un terreno fértil y de gran proporción, tampoco aporta beneficios significativos a los propietarios, ni mucho menos contribuye con la economía de la región.
  • En ambos se carece de mano de obra especializada, recursos e inversión, pero la producción que se obtiene del latifundio puede generar ciertos ingresos a los latifundistas, con lo que cubre el pago de los trabajadores. En cambio, en el minifundio solo se cultiva para autoconsumo.
  • El latifundio se originó en Europa en tiempos del Imperio Romano y se implementó en América durante el proceso de colonización. El minifundio surge como forma de herencia de los latifundistas hacia sus progenitores.
  • El minifundio se observaba en pequeñas fincas y en casas rurales; en cambio el latifundio se observa en fincas, haciendas y granjas.